Noticias Petén

MILITARES RESTAURAN MAUSOLEO DE VICTIMAS DE LAS DOS ERRES

“Ellos son una nueva generación, y veo que, con aprecio, nos están ayudando a mejorar el mausoleo que contiene 220 restos de nuestras familias en igual número de osarios” . Luis Arévalo, sobreviviente de Las Dos Erres.

Las Cruces, Petén.

36 años después de darse la peor masacre durante el conflicto armado interno, militares se reúnen con familiares de las victimas del extinto parcelamiento Las Dos Erres para darle mejoras al mausoleo que contiene restos de más de 220 asesinados.

Con la cita bíblica “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen” Milton Trujillo, actual comandante de la Brigada Especial de Operaciones de Selva inició su discurso con algunos familiares de las víctimas de las Dos Erres, esto durante un pequeño acto protocolario en el cementerio de la cabecera municipal.

En el evento solo llegaron siete de los doce familiares que aún viven en la región, y según el castrense, este es un acto de paz y reconciliación, donde perecieron civiles y militares.

El comandante de la BEOS, con una cita biblica inició su discurso con los familiares de las victimas de Las Dos Erres.

Al respecto, Julia Martínez, vice alcaldesa de Las Cruces y familia de algunas personas que perdieron la vida en Las Dos Erres, indicó que se llena de nostalgia por lo ocurrido hace 36 años.

“Ya no estamos en tiempo de egoísmo e ira. Debemos vivir en paz como Dios lo dice. Dejemos las cosas atrás y en armonía, aunque hayamos sido una comunidad muy sufrida durante el conflicto armado interno” puntualizó Martínez.

Julia Martínez, vice alcaldesa de Las Cruces, perdió familiares en la masacre en 1982 en Las Dos Erres.

Luis Saúl Arévalo Valle, presidente del Comité de Sobrevivientes de Las Dos Erres, en su discurso aseguró que perdona a quienes masacraron a las más de doscientas personas en Las Dos Erres.

“Ellos son una nueva generación, y veo que, con aprecio, nos están ayudando a mejorar el mausoleo que contiene 220 restos de nuestras familias en igual número de osarios” indicó.

Luis Saúl Arévalo Valle, presidente del Comité de Sobrevivientes de Las Dos Erres.

Unos 30 uniformados participaron en hacer la limpieza alrededor, pintar el mausoleo y los dos monumentos que lo acompañan, al igual que mejoraron con soldadura parte de los balcones que resguarda el lugar.

Además, de las mejoras, a los asistentes, se les entregó filtros para purificar agua y medicina.

“Estamos muy agradecidos por lo que estos militares nos están brindando. Ellos no fueron los que hicieron los errores del pasado. Son una nueva generación y por eso los apreciamos” enfatizó Arévalo.

Militares pintaron y restauraron el mausoleo que contiene los restos de 220 victimas de la masacre en Las Dos Erres.

LA MASACRE DE LAS DOS ERRES

La matanza de 17 soldados por elementos de las Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR), hizo que el Ejército de Guatemala tomara como área roja el parcelamiento Las Dos Erres. A causa de las bajas y el robo del armamento y equipo militar, surgieron suposiciones que vecinos de dicha comunidad eran parte de la insurgencia guerrillera, lo que causó que, en la madrugada del 6 de diciembre de 1982, un equipo de 58 Kaibiles llegaron al lugar en busca del equipo robado a los soldados asesinados.

Actualmente, así se ve el área donde ocurrió la masacre a finales de 1982.

Al no encontrar lo que buscaban, durante dos días más, asesinaron a hombres, mujeres y niños.

En julio de 1994, un grupo de antropólogos argentinos contratados por FAMDEGUA (Asociación de Familiares Detenidos y Desaparecidos de Guatemala) sin ningún apoyo del Estado de Guatemala, llevaron a cabo exhumaciones en Las Dos Erres.

En un pozo que fue cavado por los mismos comunitarios, fueron localizados los restos de 162 personas, lo que motivó a hacer un monumento llamado “el pozo de la vergüenza”.

Cada 7 de diciembre, familiares de las victimas conmemoran uno de los peores masacres durante el Conflicto Armado Interno.

En el 2013, luego de varios análisis de ADN, los restos de las víctimas fueron entregadas a sus familiares y les dieron cristiana sepultura en un mausoleo en el cementerio de la cabecera municipal.

 

Dejanos tu Comentario con Facebook

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close