Noticias GuatemalaNoticias Petén

El Peladero: El hombre al que le sudaban las manos

La ambición sin límites, el afán de poder, y una capacidad muy natural para el latrocinio. Con estas armas, Manuel Antonio Baldizón Méndez, estuvo a poco, muy poco, de hacerse presidente.

Desde este 20 de enero, el que durante mucho tiempo fuera el político más importante de Guatemala –que rápido se nos olvida todo– ha perdido su libertad; pasa sus días en Miami, en un centro al que llaman “de procesamiento” que está a cargo de ICE, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas. Las condiciones allí no son nada fáciles. Como en las series de presos que uno puede ver en la tele, le hacen vestir uniforme, que ahí es naranja, y las instalaciones están acondicionadas para que no pueda tener ningún tipo de contacto físico con sus visitantes. Al final, uno termina preguntándose ¿Cuál era el afán de hacerse con tanta plata, tanta propiedad, tantos carros, helicópteros?

La historia de Manuel Antonio, como al final de sus tiempos en la política gustaba que le llamaran, empieza quince años atrás.

La suerte de Manuel Baldizón cambió dramáticamente el 16 de abril de 2015 cuando la conferencia de prensa de la CICIG en la que se descubrió “La Línea”. El viento en sus velas se apagó y a partir de allí iba a desatarse un infierno en su cuarto de guerra en la carrera hacia las elecciones de septiembre de 2015, cuando fue relegado a un tercer lugar. Lo demás es historia.

Leer más en el Peladero ….

Dejanos tu Comentario con Facebook

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close