Noticias Guatemala

Remesas pueden verse afectadas por los cambios migratorios impulsados por Donald Trump en Estados Unidos.

Los fondos enviados a Guatemala por sus emigrantes en 2017 sumaron unos US$5.021 millones.


Cuando en estos países los políticos dicen que los ciudadanos son el capital de la nación no mienten. Especialmente si se refieren a aquellos que emigraron al extranjero.

Las remesas, el dinero que envían a sus países de origen los trabajadores expatriados, representan más del 10% del Producto Interno Bruto (PIB) en cinco de 15 países de América Latina incluidos en un estudio reciente del centro de estudios Diálogo Interamericano, con sede en Washington.

Durante 2017, los recursos transferidos por los emigrantes de esos 15 estados sumaron más de US$73.000 millones, lo que representa un incremento de más de 8% en relación con el año anterior.


Esta cifra equivale a un 11,5% de su PIB, un aportación ligeramente mayor que la de su sector agrícola (11%).

Un 90% de estos recursos son enviados desde EE.UU., donde residen 1.416.175 guatemaltecos.

Aunque los ciudadanos originarios de este país no cuentan con ningún tipo de protección especial que les pueda ser retirada por el gobierno de Trump, ellos representan después de los mexicanos la segunda comunidad hispana indocumentada más grande del país: unos 723.000, según estimaciones del Centro de Investigaciones Pew.

Ese hecho les convierte en un blanco evidente de la política de deportación impulsada por el gobierno de Trump y que, de acuerdo con cifras del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés), se tradujo en 2017 en la expulsión de unos 33.570 guatemaltecos.

Fuente: BBC Mundo

Dejanos tu Comentario con Facebook

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close