Noticias Guatemala

Destitución del superintendente tributario, nueva jugada del statu quo de Guatemala

Juan Francisco Solórzano Foppa, director de la Superintendencia de Administración Tributaria de Guatemala, fue siempre un superintendente provisional, a pesar de sus logros. Su destitución del gobierno, la semana pasada, lo que indica es que las fuerzas que controlan las palancas del poder en el país centroamericano irán contra los que se oponen al sistema corrupto.

Elites y Crimen Organizado – Guatemala

Solórzano Foppa —o Foppa, como todo el mundo lo llama— fue despedido de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) después de que el Ministerio de Finanzas señalara que no había cumplido con las metas establecidas por la institución. Nadie cree esta justificación. Foppa se quedó corto por un 0,3 por ciento este año, en el que la SAT tuvo recaudos históricos.

“La destitución de Solórzano Foppa solamente puede interpretarse como la mejor muestra de un retorno al pasado”, escribió La Prensa Libre, el periódico más importante del país, en un editorial sin firma, refiriéndose a un período en el que las redes corruptas dominaron Guatemala.

Quizá Foppa sabía que estaría en el cargo por un corto tiempo. Él proviene de una familia revolucionaria, acostumbrada a tragedias y reveses de fortuna. Su abuelo era comunista, miembro del Partido de Trabajadores de Guatemala, un partido que se enfrentó a la dictadura y luego ayudó a subir al poder a un presidente reformista, Jacobo Arbenz, quien fue derrocado en 1954 por las fuerzas de extrema derecha con la ayuda de Estados Unidos.

La abuela de Foppa, Alaíde Foppa, era feminista, profesora universitaria, célebre poeta y activista de los derechos humanos. Fue secuestrada y desaparecida, presumiblemente por el ejército, en 1980.

Los padres de Foppa eran guerrilleros. Su padre, quien era conocido como “Comandante Camilo”, fue uno de los primeros miembros del Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP). Fue asesinado por el ejército cuando el EGP estaba tratando de crear milicias urbanas en la década de los ochenta. Dos de sus tíos, que eran guerrilleros, también murieron en la guerra.

VEA TAMBIÉN: Investigación especial: Élites y crimen organizado en Guatemala

Curiosamente, Foppa decidió trabajar para el Gobierno, inicialmente en la Fiscalía General, donde trabajó durante 12 años. En 2013 se convirtió en director de la unidad de análisis de la Fiscalía General. Allí, junto con otros funcionarios, hacía diagramas de casos que tenían grandes consecuencias para el país. El más importante de estos casos era el de La Línea, un enorme esquema de corrupción en la sección de aduanas de la SAT, que condujo en 2015 a la renuncia del entonces presidente Otto Pérez Molina y de su vicepresidenta, Roxana Baldetti. Pérez Molina y Baldetti están todavía en la cárcel, mientras el caso cursa en el sistema judicial.

“Encuentro difícil que Guatemala encuentre otro Superintendente de Administración Tributaria con tanto conocimiento”, le dijo a la prensa la fiscal general Aldana cuando Foppa fue despedido.

Leer más en Isightcrime.org

 

Dejanos tu Comentario con Facebook

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close