Noticias Guatemala

Arzú y Morales: los aliados por necesidad.

Tal vez aquel popular refrán que reza “el enemigo de mi enemigo es mi amigo” sea la frase que mejor describa la evidente y cercana relación entre el presidente, Jimmy Morales, y el alcalde capitalino, Álvaro Arzú, la cual se intensificó luego de que el mandatario intentará expulsar del país al comisionado, Iván Velásquez.

En medio del tenso clima político que vive Guatemala, ambos personajes han mostrado una estrecha relación en público, los dos fueron denunciados por el Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) en casos distintos y han expresado su malestar por el actuar del exmagistrado colombiano encargado de la comisión anticorrupción.

Para algunos expertos, la mancuerna del Presidente y el Alcalde capitalino gira alrededor de la necesidad e intereses comunes por frenar la lucha contra la corrupción.

La relación entre jefe edil y mandatario se estrechó luego de que Morales decidió declarar non grato al colombiano y ordenar su expulsión del país a las seis de la mañana del 27 de agosto de 2017.

Las intenciones de Morales fueron detenidas por una acción de amparo otorgada por la Corte de Constitucionalidad (CC) a la Procuraduría de los Derechos Humanos, días después, en medio de reuniones y en busca de respaldos; la Asociación Nacional de Municipalidad (Anam) arropó al Presidente y entre sus miembros destacó el respaldó de Arzú.

“¿De qué se trata un golpe de Estado?, ¿quién lo va -a- dar si el Estado somos nosotros? El desafío es grande, pero nosotros también. Yo firmé la paz, pero también puedo hacer la guerra”, expresó el jefe edil en esa oportunidad.

Cuando el MP y la CICIG presentaron una solicitud de antejuicio en su contra por el Caso Caja de Pandora, aseguró que esto era la consecuencia de haber defendido a Morales de un golpe de Estado, las declaraciones de Arzú fueron dadas luego de que se presentará abruptamente a la conferencia de prensa donde se emitían los resultados de los primeros operativos de la investigación.

Para Luis Linares, analista de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies), tanto Morales como Arzú están uniendo fuerzas por un objetivo común: frenar la lucha anticorrupción.

“Ambos están unidos en la decisión de detener la lucha contra la impunidad, detener los procesos que hay y que puede haber y que les afectan, esto pasa por el control del Congreso, la elección del nuevo Fiscal General y la continuidad del comisionado Velásquez y la misma CICIG”, explica el experto.

Linares señala que hay una cosa muy clara: el mandatario ya no soporta a la CICIG.

“Se ha convertido (Arzú) en el principal apoyo político del Presidente. El Presidente está desesperado, no sabe cómo salir de la CICIG y en el camino encontró a un aliado…a su más fuerte aliado”, refirió.

¿ARZÚ SE APROVECHA DE LAS CIRCUNSTANCIAS?

Mientras que el abogado constitucionalista, Alejandro Balsells, considera que el Alcalde tan solo está aprovechando los momentos públicos del Presidente para ir ganando protagonismo por ser objeto de una denuncia penal.

En los últimos meses, en varias ocasiones, Arzú y Morales han compartido tarima, por ejemplo, en la celebración del 22 Aniversario de la Firma de los Acuerdos de Paz el 29 de diciembre de 2017, el arranque de la Caravana del Zorro el 3 de febrero de 2018 y la más controversial el 28 de enero, donde el jefe edil emitió un discurso confrontativo hacia los medios de comunicación “negativos”, durante la inauguración del ciclo de entrenamiento militar de reservistas.

Durante su alocución, Arzú indicó que hay fuerzas en el país que quieren contravenir el espíritu de autoridad y respeto y “eso es minar a un pueblo y a una juventud y ustedes reservistas se resisten a ello”. Por eso, agregó “tendremos que pasar por encima de las cabezas de los medios de comunicación negativos y nos vamos a subir las mangas, vamos a tener la suficiente pasión y fuerza para recomponer y hacer renacer nuestra patria”.

“Como dijeron, cada mico a su columpio, qué tiene que hacer el Alcalde de la ciudad en un acto del Ejército. No tiene nada que ver. Él está jugando un papel protagónico porque tiene una denuncia penal”, aseguró Balsells.

Según el constitucionalista, Arzú se está enfocando más en figurar públicamente que cumplir su trabajo como Alcalde de la ciudad.

“Está usando el cargo de Alcalde para beneficio personal y, además, en lugar de garantizar transparencia en la municipalidad hay una opacidad y está jugando un partido evidentemente personal y político solo con haber puesto a su hijo en el Congreso”, añadió.

A consideración del entrevistado, el jefe edil comete incumplimiento de deberes, que, a su criterio, está siendo consentido por el propio Concejo Municipal, que no toma ninguna medida al respecto.

Balsells, considera que quien está preocupado por la situación relacionada a la lucha contra la corrupción es Arzú.

“Yo lo que vería es un tema de desesperación eminentemente personal y está tratando de deslegitimizar una acusación que hay contra él y es evidente que no se está interesando por los grandes problemas de la ciudad. Su cargo es ver los problemas de la ciudad y los problemas de la ciudad están cada vez peor”, añadió.

Fuente: La Hora GT

Dejanos tu Comentario con Facebook

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Close